Open Accessibility Menu
Hide
Consultas 100% Gratis (888) 493-1629

Abogados para casos de COVID-19 en plantas

RESPONSABILIZANDO A LOS PROPIETARIOS DE LAS EMPRESAS POR LOS CASOS DE COVID-19 EN FÁBRICAS Y PLANTAS

Abogados para casos de COVID-19 en fábricas y plantas

Nuestros abogados para casos de coronavirus en el lugar de trabajo han ganado miles de millones

La pandemia de COVID-19 empezó en Estados Unidos a principios de marzo y, hasta la fecha, muchas personas siguen confinadas en su casas. Algunas partes del país están dando los primeros pasos hacia la reapertura de negocios y levantando la orden de permanecer en casa, pero varias pequeñas comunidades en todo el país siguen enfrentándose a cientos de casos de coronavirus a la vez. Estas aglomeraciones están saturando los recursos médicos, impidiendo que muchas personas que necesitan atención médica puedan recuperarse.

Muchas de estas pequeñas comunidades tienen algo en común: cuentan con fábricas o plantas en las que ha habido casos de coronavirus que no fueron comunicados a sus empleados ni al resto de la comunidad. La propagación de la infección en fábricas y plantas tiene sentido: todos los trabajaos realizados en fábricas requieren de estrecha proximidad entre empleados. Los trabajadores pasan largas horas juntos, respirando el mismo aire y compartiendo los mismos espacios.

Algunas plantas y fábricas con casos conocidos de coronavirus son:

  • Planta de empacado de productos cárnicos JBS en Colorado (6 muertes, 245 infectados)
  • Planta de Tyson Foods en Indiana (890 infectados)
  • Planta de empacado de productos cárnicos JBS en Minnesota (239 infectados)
  • Planta de Fiat Chrysler en Indiana (1 confirmada, número de infectados desconocido)
  • Planta de Jennie-O en Minnesota (número de infectados no revelado)
  • Planta de Smithfield Foods en Dakota del Sur (644 infectados cuando cerró la planta)
  • Planta de Tyson Foods en Texas (69 infectados)
  • Plantas de Cargill en Virginia (número de infectados no revelado)

Siga leyendo acerca de los casos de coronavirus en Tyson Foods en nuestros blog.

¿Cuál es la gravedad de los casos de COVID-19 en plantas de empacado de productos cárnicos?

Según un órgano de control del sector, más de 7.000 trabajadores de la industria de procesamiento de carne han dado resultados positivos en test de COVID-19 en los Estados Unidos hasta el 4 de mayo del 2020. En algunos casos, las plantas de procesamiento de carne han estado funcionando con más del 40% de sus trabajadores habiendo dado positivo en test de COVID-19 y han sido señaladas como la fuente de infección para más de mil casos locales. De hecho, en el condado de Black Hawk, Iowa, una planta de Tyson Foods es responsable del 90% de los casos de COVID-19 en el área.

Las plantas de procesamiento de carne son propicias para la propagación de COVID-19 por los siguientes motivos:

  • Los empleados trabajan en proximidad los unos a los otros
  • Muchas compañías de empacado de carne no ofrecen baja remunerada por enfermedad
  • Los trabajadores, normalmente, comparten superficies y equipamiento
  • Los empleadores ignoran las barreras lingüísticas cuando publican normas de seguridad
  • Los empleadores no ofrecen la posibilidad de ejercer prácticas de distanciamiento social adecuadas en el trabajo

Ahora, a medida que las plantas siguen las órdenes del gobierno de Trump de comenzar con la reapertura, los trabajadores temen ser sujeto de una segunda ola de brotes en el trabajo. Algunas plantas, no solo fallaron a la hora de proteger a sus trabajadores, sino que tampoco les informaron sobre cuántos de sus compañeros de trabajo dieron resultados positivos en los test del virus. En alguno casos, les ofrecieron un bono de $500 para que no se tomaran días de baja por enfermedad en todo el mes de abril. La planta de Smithfield Foods en Sioux Falls, Dakota del Sur, ofreció este bono y, más tarde, se convirtió en una de la zonas con más casos acumulados de COVID-19 de Estados Unidos.

Brotes de COVID-19 en plantas de empacado de productos cárnicos en Texas

En Texas, los trabajadores de plantas de empacado de productos cárnicos temen por sus vidas cuando acuden al trabajo. Durante las primeras semanas del brote de COVID-19 en los Estados Unidos, los trabajadores se dieron cuenta de que muchos de sus compañeros de trabajo se estaban poniendo enfermos. Estos trabajadores reportaron que no estaban siendo informados por parte de la dirección de la compañía de su exposición al COVID-19. Ahora, a medida que las plantas reabren sus puertas, los trabajadores desconfían de sus jefes, quienes ya les han puesto en peligro al menos una vez durante esta pandemia.

Actualmente, las peores aglomeraciones de casos de COVID-19 en el estado se dan en las plantas de empacado de productos cárnicos. El índice de casos de COVID-19 en los condados cercanos a Amarillo es 13 veces mayor que en el resto del estado. En la pequeña ciudad de Cactus, al menos 243 personas han dado resultados positivos en los test del virus, un problema que se ha sido rastreado hasta la planta de empacado de productos cárnicos de JBS. Las autoridades sanitarias en Amarillo han confirmado que al menos 1.000 casos en condados cercanos están ligados a plantas de procesamiento de carne.

Responsabilizando a los propietarios de las empresas por los casos de COVID-19 en fábricas y plantas

El problema es que, muchos de estos empleadores, no actuaron lo suficientemente rápido cerrando sus operaciones o tomando medidas de seguridad apropiadas para contener los casos de COVID-19. Como resultado, cientos de personas en una sola planta se infectaron. Desde entonces, algunos han muerto a causa del COVID-19 y muchos de los trabajadores infectados han contagiado, sin saberlo, a sus cónyuges, padres, amigos y seres queridos más vulnerables. Al menos en el caso de una de las fábricas, los trabajadores se enteraron de los casos a través de Facebook.

“Los rumores son que hay tenemos más de 10 casos aquí, pero los empleados solo fuimos informados de dos casos. Descubrimos tres casos a través de Facebook.”- Kita Davis, empleada de una planta de procesamiento de carne en Virginia.

Arnold & Itkin LLP está investigando a varios empleadores en nombre de los trabajadores que se enfermaron porque no fueron informados del peligro al que estaban expuestos. Empleadores como Tyson Foods o Smithfield han permanecido abiertos, incluso cuando sabían que tenían casos confirmados de COVID-19 en sus manos. En lugar de preocuparse por sus trabajadores y la comunidad en general, permanecieron abiertos. Como resultado, docenas de personas que podrían haberse mantenido saludables, cayeron enfermas.

Hable hoy con un abogado para casos de COVID-19 en plantas y refinerías

Tan solo en los últimos años, nuestros abogados para casos de coronavirus en el lugar de trabajo han ganado miles de millones de dólares para nuestros clientes. Hemos ayudado a individuos y sus familias a pagar por los cuidados médicos recibidos, a recuperar ingresos perdidos y a cubrir sus necesidades básicas responsabilizando a los empleadores negligentes. Nuestros amplios recursos y nuestro compromiso por satisfacer las necesidades de nuestros clientes – sean las que sean – nos ha llevado a conseguir algunos de los mayores acuerdos de liquidación y veredictos a nivel nacional.

Nuestros resultados incluyen:

  • El mayor acuerdo de liquidación en la historia de los Estados Unidos para un individuo que sufrió quemaduras en el trabajo.
  • El mayor acuerdo de liquidación en la historia de los Estados Unidos para un hombre que falleció trabajando en alta mar.
  • El mayor acuerdo de liquidación en la historia de los Estados Unidos para familias heridas a causa de la explosión en una planta.
  • El mayor acuerdo de liquidación en la historia de los Estados Unidos para un trabajador indocumentado.
  • El mayor veredicto del jurado en Estados Unidos para una persona amputada.
  • El mayor acuerdo de liquidación para un trabajador herido en un yacimiento petrolífero en Texas.
  • Los mayores veredictos del jurado en múltiples estados en todo el país.

Una de nuestras victorias más destacables incluye un veredicto de $8.000 millones contra Johnson & Johnson, una de las compañías más grandes del mundo. Este veredicto está considerado por los historiadores jurídicos como el tercer veredicto más grande de la historia de los Estados Unidos. En otras palabras, si usted desea trabajar con un bufete de abogados que sepa cómo conseguir resultados, llámenos. Nuestro equipo estará encantado de hablar con usted acerca de su reclamo y discutir sus opciones.

Llame al (888) 493-1629 para discutir su caso en una consulta gratis con nuestros abogados. No cobramos honorarios a no ser que ganemos, así que llamar no supone ningún riesgo.