Open Accessibility Menu
Hide
Experienced. Aggressive. Trial Lawyers.
- Arnold & Itkin LLP

El brote de casos de COVID-19 en plantas de empaque de productos cárnicos en Cactus, TX afecta a comunidades cercanas

En Texas, los trabajadores de plantas de empaque de productos cárnicos temen por su salud. Tras semanas de brotes significativos de COVID’19 en plantas de todo el país, las compañías están volviendo a abrir sus puertas tan solo semanas después de que miles de trabajadores de la industria cárnica contrajeran el peligroso virus. En el Panhandle de Texas, una explosión de casos de coronavirus se ha atribuido a las plantas de empaque de productos cárnicos. Aún así, el gobierno no se plantea tomar medidas especiales de distanciamiento social para reducir el número de casos en esta área. En su lugar, se está centrando en reactivar la economía del estado.

Cómo está respondiendo el gobierno de Texas a los brotes de COVID-19 en plantas de empaque de productos cárnicos

El Gobernador Greg Abbott ha dicho que no impondrá medidas de “quedarse en casa” más estrictas en Amarillo ni en las comunidades cercanas en las que el virus está en auge. En su lugar, ha pedido a los residentes de esta zona que confíen en el “aumento de los equipos de respuesta”. Estos equipos están formados por funcionarios sanitarios, trabajadores de respuesta ante emergencias y la Guardia Nacional. Su misión es lidiar con las “erupciones” de COVID-19, como las que hemos visto en las plantas de empaque de productos cárnicos, y abordar otras cuestiones relacionadas con las transmisión de COVID-19.

“El Panhandle supone un reto por la presencia de plantas de empaque de productos cárnicos ahí arriba”, dijo Abbott a la prensa. “Es necesario aumentar el número de equipos de respuesta para que ofrezcan los recursos necesarios para tener la zona bajo control.”

Ahora, las autoridades estatales están tratando de averiguar cómo controlar la situación en cinco plantas de empaque de productos cárnicos con cerca de 12.000 trabajadores afectados por el COVID-19

La planta de empaque de productos cárnicos JBS en Cactus ha tenido brotes virales significativos

Justo al norte de Amarillo, el condado de Moore tiene nuevos índices de COVID-19 que superan a cualquier otro condado en Texas. Los casos de COVID-19 en este condado se están desarrollando a un ritmo 13 veces mayor que en el condado más poblado del estado. La planta de empaque de productos cárnicos JBS en Cactus es uno de los epicentros de casos de COVID-19 en el área. La pequeña ciudad alrededor de la planta está sufriendo un cúmulo de casos de COVID-19, con 243 personas que han dado positivo por el virus y una muerte.

Cactus no es la única ciudad sufriendo las consecuencias del brote de COVID-19 de JBS – muchos trabajadores de la planta se trasladan hasta allí desde zonas cercanas en Texas y Oklahoma. En Amarillo, los funcionarios de salud han revelado que más de 1.000 casos de COVID-19 en los condados de Potter y Randall pueden ser rastreados hasta plantas de empacado de productos cárnicos.

¿Han tomado JBS y otras compañías medidas suficientes para proteger a los trabajadores frente al COVID-19?

Los brotes en Texas son similares a los vistos en plantas en todo Estados Unidos y Canadá. Los espacios de trabajo cerrados, el equipamiento compartido y las largas jornadas laborales en contacto con otros trabajadores, han convertido a las plantas de procesamiento de carne en incubadoras perfectas para el brote viral. Ahora, estas plantas se enfrentan a la reapertura bajo las órdenes de el gobierno de Trump y los trabajadores temen que sus compañías no tomen las medidas suficientes para protegerles.

En la planta JBS en Cactus, los trabajadores acusaron a la dirección de la empresa por su lentitud a la hora de reconocer que algunos empleados comenzaron ha dar resultados positivos en el test de COVID-19. Como los trabajadores no fueron informados de su contacto con individuos infectados, los rumores comenzaron a expandirse entre ellos. Tuvieron que confiar en el boca a boca para comunicarse con sus colegas enfermos y tratar de averiguar quién corría el riesgo de enfermarse a continuación. Incluso aquellos que no estaban enfermos temían también por su vida y su empleo.

“Las personas que van a trabajar tienen miedo de enfermarse, pero no tenemos otra elección,” dijo un trabajador anónimo al Texas Tribune.

Los brotes de COVID-19 en plantas de empaque de productos cárnicos perjudican a comunidades enteras

Lo más preocupante acerca de los brotes de COVID-19, como el ocurrido en la planta de JBS, no es solo que cientos de trabajadores caigan enfermos, sino que también lo hagan personas fuera de la planta a las que, sin saberlo, los trabajadores les han transmitido el virus. La alcaldesa de Amarillo, Ginger Nelson, desde el principio atribuyó la propagación del virus en la comunidad a las plantas de empaque de productos cárnicos. Nelson también afirmó que la propagación ha sido difícil de rastrear. Con tantos trabajadores que se desplazan a la planta en autobuses desde otros condados, su gobierno no tiene jurisdicción para seguir la pista de manera precisa a la propagación del virus en las plantas de procesamiento de carne. Una cosa está clara: a medida que los gigantes de la industria como Tyson Foods o JBS mandan a sus trabajadores a primera línea de la pandemia, tienen que protegerles a toda costa.

“Les estoy muy agradecida a aquellos trabajadores de plantas que están dispuestos a ir a trabajar. Quiero decir, son esenciales para el suministro de alimentos de nuestro país, así que lo que necesitamos es ayudarles con las estrategias y recursos adecuados para que puedan seguir trabajando y que el suministro de alimentos siga abierto,” dijo Nelson en un comunicado. “Y necesitamos ayuda para elaborar estas estrategias, de manera que sean seguras, tanto para nuestra comunidad como para los trabajadores.”

Si usted o alguien que conoce contrajo COVID-19 trabajando en una planta de empaque de productos cárnicos en Cactus, TX, podemos ayudarle. Los abogados para demandas relacionados con COVID-19 de Arnold & Itkin ofrecen consultas gratis si llama al (888) 493-1629. Usted se merece ser escuchado y nosotros estamos listos para luchar contra grandes compañías para asegurarnos de que así sea.

Categories